ME CUESTA ESTAR BIEN

Fecha: lunes, abril 11, 2022 Comentarios: 0 Visto: 679

“Me cuesta estar bien” es la frase que más he oído en consulta, junto con: “lo intento, de verdad que lo intento, pero me cuesta estar bien”.

Estar bien es estar conforme con uno mismo, requiere sentirnos en equilibrio con lo que nos rodea, con quienes nos acompañan, con las cosas que nos suceden y con cómo decidimos nosotros actuar ante ello. Por lo tanto, para sentirnos bien necesitamos que haya armonía en las diferentes áreas de nuestra vida (familia, pareja, amigos, trabajo, etc.).

Estar bien incluye vivir bien, pero ¿qué es vivir bien? Tener la vida resuelta, me responden a menudo, tener dinero, casa, coche, un buen trabajo o tener todo esto sin trabajar, aunque esto último ya sería tener suerte, según otros. Pero no, eso no es vivir bien. Está más que demostrado que cuando se tienen las necesidades básicas cubiertas, tener más dinero o más cosas materiales no te hace más feliz, no te lleva a vivir mejor porque vivir bien y estar bien es un estado mental que no depende de lo que tengas.

“Como cuando la arena te quema los pies y te da igual porque sabes que el mar te espera, así deberíamos vivir”.

¿Cómo te afecta lo que los demás piensan de ti?

Desde la infancia los niños y las niñas quieren ser aceptados dentro de su entorno próximo (en la familia y en grupos de iguales) por eso nos influye lo que piensan los demás de nosotros. Esto afecta a nuestro autoconcepto (la imagen que tenemos de nosotros mismos) para poder construir la autoestima (lo que nos queremos).

En la adolescencia la presión por pertenecer al grupo de amigos y de amigas influye por la necesidad de ser aceptados, de estar integrados y de ser parte de algo. Este deseo de sentirse parte de un grupo se convierte en una necesidad y un ejemplo de ello es la manera de vestir que tienen, el estilo de música que les gusta o su forma de hablar. Todo esto nos influye cuando somos adultos porque es nuestra historia personal y son nuestros “lastres o cadenas” que nos acompañarán para siempre si no lo trabajamos.

Por eso las personas que no tienen un buen autoconcepto y una buena autoestima se pueden paralizar y bloquear

Yo te animo a leer este libro para destruir esos obstáculos que te están alejando de ese estado de bienestar que deseas. Obstáculos o trampas que vamos creando poco a poco y que con el paso de los años nos impiden continuar nuestro camino y no nos dejan ser felices.

Espero y deseo que disfrutes de esta aventura que ahora mismo estás empezando y recuerda que tú eres el dueño o la dueña de tu propia vida.

—Juan Miguel Venegas Bazán (prologuista)




Comentarios

Deja tu comentario