“Las artes y la creatividad deberían ser partes importantes en el currículo educativo”

Fecha: jueves, septiembre 29, 2016 Comentarios: 0 Visto: 2266

Aparentemente, es una idea sencilla para ser aplicada en las aulas de Educación Primaria: los alumnos deben escribir un diario en clase a medida que van completando las más de 300 actividades lúdicas propuestas; todas ellas, orientadas a mejorar la convivencia y el desarrollo personal y comunitario de cada alumno. Es una propuesta aparentemente sencilla, sí, pero que se ha revelado como un recurso educativo innovador y funcional para ayudar a los alumnos a expresar sus emociones y a fomentar su creatividad. El El Diario de la convivencia en clase ha sido publicado por Desclée de Brouwer y su autor es Juan Lucas Onieva, doctor en Educación y especialista en innovación educativa. Hemos hablado con él sobre estos temas que le apasionan.

P: ¿Por qué has escrito este “Diario de la convivencia en clase” centrado en los alumnos de Primaria?

R: Creo que es necesario crear nuevos recursos que ayuden a los docentes a tratar el tema de la convivencia en sus aulas. Al comprobar el éxito de ventas de diferentes tipos de diarios pensé: ¿Por qué no crear uno que pueda utilizarse en el aula y, además, enfocado a la convivencia? Y así surgió.

P: El Diario es una guía para profesores y alumnos. ¿Qué aporta a cada uno de ellos?

R: Los docentes pueden trabajar valores, emociones, actitudes y comportamientos con él. Los estudiantes pueden usar este libro como diario y aprender a convivir consigo mismos, a conocerse y, consecuentemente, a convivir de forma positiva con los demás. Recuerdo que una alumna de Pimaria me dijo hace poco en un taller en el que trabajábamos el diario:“¿Me puedo llevar las actividades que no hemos acabado? Es que estoy aprendiendo cosas de mí que no sabía”. Otra alumna me contó antes del verano que tenía un miedo que le “encogía” y que, gracias a dos actividades sobre el miedo, pudo “soltarlo” y se sentía más tranquila. Como te puedes imaginar, oír estos comentarios me hace sentir realmente feliz de poder estar ayudando a niños y niñas en aspectos tan diferentes.

P: ¿Cómo está articulado?¿De qué modo se pone en práctica las actividades en el aula? ¿Con qué frecuencia?

R: Las más de 300 actividades están divididas en dos grandes grupos. El primero son ejercicios relacionados con uno mismo, para conocerse mejor y plantearse ideas y pensamientos sobre lo que quieren y sus sueños. Y es que para convivir con los demás de forma satisfactoria antes es necesario que uno se conozca y se respete. El segundo grupo de actividades es para trabajarlas en parejas, grupos o toda la clase con la ayuda de la maestra. En cuanto a su puesta en práctica, el pasado curso académico un grupo de estudiantes de Primaria estuvieron trabajando el diario de forma periódica y el resultado fue muy bueno. Dependiendo de las situaciones o necesidades que iban surgiendo en el aula la maestra fue utilizando las que más le convenían. Lo ponía en práctica al menos dos tardes a la semana y muchos de sus estudiantes nos comentaron que cuando lo trabajaban se sentían más tranquilos y relajados. La maestra, al igual que los padres, han destacado que los jóvenes han aprendido a expresar mejor sus emociones, han mejorado las relaciones entre ellos y son más creativos. Un estudiante me recomendó que cuando hiciera otro diario dejara páginas en blanco para poder escribir y pintar lo que les apeteciera.

P: ¿Qué responderías a la pregunta que aparece en el inicio del diario: “Cuando te miras en un espejo, ¿qué es lo que más te gusta?”

R: Mi mirada, cargada de experiencias e ilusión por seguir aprendiendo de mis alumnos y realizar proyectos tan creativos como este.

P: Abro al azar el Diario y me topo con la actividad 93: “¿Sin euros? ¿Qué querrías tener ahora y no cuesta dinero conseguirlo?”

R: Un poquito más de tranquilidad y paz, pero estamos comenzando el curso académico y acabando otros proyectos y me está resultando un poco difícil, pero no es imposible.

P: Otra: la actividad 113: “¿Cuál es tu lema? Invéntate una frase con la que te sientas identificado y ¡hazte una camiseta con ella!”

R: Recientemente estoy trabajando en las aulas el tema del miedo, así que un lema podría ser: “Pisotea tus miedos para que jamás aplasten tus sueños”

P: Y una última, la actividad 228: “Respetuosa carta al Ministro de Educación. Cuéntale que podría hacer para que las clases fuesen más divertidas y pudiéseis aprender más” ¿Qué puede hacer?

R: Como tengo que ser breve, le pediría para empezar que permitiera un sistema educativo en el que los estudiantes pudieran elegir qué quieren aprender. Que los exámenes solo se utilizaran para cuestiones muy concretas (ya que carecen de valor educativo) y permitiese que las artes y la creatividad formaran parte importante del currículo, tanto en Infantil, Primaria como en Secundaria.

P: Doctor en Educación, eres licenciado en Arte Dramático: ¿Qué aporta la experiencia de la dramatización a la escuela?

R: El teatro abarca muchas otras artes y emplearlo en el aula sirve para mucho más que para montar una obra teatral. La dramatización, los juegos de roles y las improvisaciones son ejercicios que ayudan a identificarte contigo mismo, a expresarte y a disfrutar de la creación misma; a veces, sin reglas ni normas, sólo ser uno mismo. El teatro, al igual que la música o la pintura, son esenciales trabajarlos en las escuelas para formar ciudadanos sensibles y respetuosos, aunque para ello sea necesario quitar tiempo a otros contenidos del currículo, los cuales en muchas ocasiones jamás utilizamos de adultos. En cambio, ser creativos, conocernos y ser buenos comunicadores es esencial en todas las etapas de nuestra vida.

P: Eres especialista en innovación educativa. ¿Cómo andamos en esta materia en España con respecto a otros países?

R: ¿En España se está innovando? Sí: escuelas concretas y docentes con nombres y apellidos pero, a pesar de ser una minoría, cada vez son más los docentes que están abandonando la idea de impartir las clases de forma tradicional, a pesar de sufrir el menosprecio de otros docentes. ¿Por qué? Por ignorancia y miedo al cambio, aunque este implique mejorar las cosas.

P: Una curiosidad personal: has ejercido como docente en Puerto Rico y en Corea del Sur, que no son vecinos geográficos precisamente: ¿Qué te llevó de un extremo a otro?

R:Fui a Puerto Rico a estudiar un máster, formarme y trabajar como docente. Después de 5 años intensos y productivos volví a España y, tres años después, en 2012, me quedé en paro y buscando trabajo me encontré con la posibilidad de trabajar en una universidad de Corea del Sur. Experiencias como estas te muestran que en España no se están haciendo las cosas tan mal del todo, aunque hay mucho que mejorar.

Comentarios

Deja tu comentario