AGRADECIDO. El convivenciario. Cuentos con valor

Fecha: miércoles, diciembre 22, 2021 Comentarios: 0 Visto: 205

Valores. Nos indican cómo queremos ser, cómo queremos relacionarnos con el mundo y qué es lo que realmente merece la pena. Son nuestros principios, nos sirven de guía y de motivación en la vida.

Los niños aprenden con el ejemplo. El ejemplo que dan sus padres al relacionarse, al pedir as cosas, al compartir, al ayudar a los demás, etc. Es por ello que nosotros queremos invitaros a la reflexión y os proponemos el siguiente libro, que más que un libro, es un diccionario didáctico y lúdico con el objetivo de aprender a convivir mejor a través de 25 valores: "El convivenciario. Cuentos con valor" del autor Juan Lucas Onieva.

Los niños siempre están dispuestos a vivir aventuras nuevas, descubrir el mundo y descubrirse a ellos mismos. Os brindamos la oportunidad de sumergiros en estos 25 valores junto al regalo que nos hace Juan Lucas Onieva. Transmitir afecto, cariño y la importancia de ser agradable con el resto de las personas que nos rodean.

Este recurso educativo, de gran utilidad para padres y docentes, pretende que niños y jóvenes conozca y pongan en práctica aquellos valores que son esenciales para mejorar la convivencia, y así aprender a ser personas más respetuosas, tolerantes y dispuestas a ayudar a los demás.

Cada uno de los valores va acompañado por un cuento, una ilustración, una breve definición y cinco actividades. Durante su lectura o al realizar algunas de sus actividades se recomienda que el joven lector lo haga en compañía de sus padres, maestros, hermanos o abuelos. De esta manera, no solo se conocerán mejor sino que podrán ayudarse a fomentar dichos valores al compartir experiencias, pensamientos y emociones. A continuación os dejamos uno de los cuentos, en este caso, sobre la gratitud.

AGRADECIDO. LAS MANOS DE ELENA.

Elena comienza hoy su primer día de clase en una nueva escuela. Como es sorda se comunica con los demás en lengua de signos, aunque muchas veces su mirada lo dice todo. Lucas, su nuevo compañero, se ha sentado a su lado y le ha prestado un libro, y ella muy contenta ha utilizado la palabra mágica que abre todos los corazones del mundo. Le ha dado las gracias con un gesto de manos y le ha regalado una bonita sonrisa. Aunque Lucas no la ha entendido ha podido ver en sus ojos que se sentía muy agradecida y contenta. Antes del recreo, todos en clase ya han aprendido a dar las gracias en lengua de signos, y para practicar han buscado motivos para ser agradecidos, compartiendo el desayuno, regalos, abrazos y juegos.

Pero en el colegio hay unos niños a los que no les gusta dar las gracias, y tampoco quieren que otros lo hagan. Quizás por eso siempre están solos. Se han acercado a Elena y le han pedido que les enseñe a decir palabrotas. Ella ha sentido tanta compasión por ellos que les ha enseñado algunas palabras, e inmediatamente han salido por el patio corriendo a decírselas a todos los que encontraban. Lo que aún no saben es que les están diciendo a sus amigos: “Perdóname por no respetarte” y “ayúdame a ser mejor compañero”.

¿Eres agradecido?

Gracias es más que una palabra. Con ella valoramos positivamente lo que los demás hacen por nosotros, y mostramos que nos sentimos contentos por haber recibido un regalo, un poco de tiempo o una muestra de amor, cariño o respeto.

¿Cómo puedes ser más agradecido?

  • Haz una lista de aquello que tienes y consideras importante para ti, y escribe al lado el nombre de las personas que te lo dieron o te ayudaron a conseguirlo. ¿Qué tal si los llamas o escribes para darles las gracias? ¿Cómo crees que se sentirán al saber que estás tan agradecido?

  • Atrévete a aprender a decir “gracias” en 7 idiomas y en lengua de signos.

  • ¿De cuántas maneras crees que puedes ser agradecido sin utilizar la palabra que abre todos los corazones del mundo? Haz una lista con todas ellas y piensa con quiénes las vas a poner en práctica.

  • ¿Has observado cómo los animales disfrutan cuando los humanos cuidamos de ellos? Escribe el nombre de algunos de ellos y escribe al lado cómo suelen mostrar su agradecimiento y alegría cuando hacemos cosas buenas por ellos. (Por ejemplo: un perro mueve la cola muy rápidamente).

  • Si tuvieras que puntuar del 1 al 10 cómo eres de agradecido, ¿qué nota te pondrías? ¿Cuál se merecerían tus padres o amigos? Y ellos, ¿qué nota crees que te darían? Para averiguarlo pídeles que hagan este ejercicio contigo.




Comentarios

Deja tu comentario