“El analfabetismo emocional es una gran pandemia en las sociedades modernas”

Fecha: viernes, abril 1, 2016 Comentarios: 0 Visto: 1765

Aceptar y gestionar bien las emociones que sentimos marca la diferencia entre la felicidad o su ausencia. La última obra de José Antonio González Suárez y David González Pujana, “Abre tu consciencia. Relatos breves basados en Inteligencia Emocional”, no es un libro para leerlo una vez y dejarlo en la estantería, como explican los autores en esta entrevista, sino para integrarlo en la vida de cada lector o lectora, a su ritmo, de modo que le ayude a cambiar aquellas cosas que no desea continuar llevando en su mochila.

P: Dicen ustedes que ninguna emoción es negativa per se. ¿Depende exclusivamente del modo en que la gestionemos? 

R: La diferencia de un ser humano a otro radica en la forma positiva o negativa de gestionar cada una de las emociones que siente. Cada emoción desempaña un fin, pero el mal uso que hagamos de cada una de ellas nos pude complicar muchísimo la vida. Por ello es tan importante aprender a gestionarlas bien.

P: Y cuando siento una rabia incontenible, ¿puedo transformar esa intensidad negativa en algo positivo para mi bienestar? 

R: La rabia es una gran emoción que nos permite concentrar nuestra energía para superar un obstáculo. Existen técnicas sencillas que conviene empezar a practicar a los cuatro años para poder reconvertir dicha energía de manera saludable, tanto para nosotros como para los demás. En el libro hablamos de la técnica del “semáforo rojo”.

P: Oiga, ¿Y cómo me libero de las emociones tóxicas y de esos recuerdos dolorosos del pasado que revivo con cierta frecuencia? 

R: Las emociones tóxicas o recuerdos dolorosos se producen y quedan grabados en nuestra memoria emocional, como consecuencia de haber vivido situaciones trágicas, más o menos traumáticas, que no hemos sido, cuando ocurrieron, capaces de aceptar y aprender de ellas. Es posible que, en algunos casos, sea muy aconsejable un tratamiento psicoterapéutico. Cuando las aceptamos es cuando nos liberamos de ellas. El problema es que invertimos nuestra energía en evitar sentirlas.

P: Miles de años sobre la tierra y aún no sabemos gestionar bien nuestras emociones. ¿No deberíamos revisar lo de “animales inteligentes”?

R: Sin duda alguna y sólo hay que ver las noticias que recibimos cada día, después de tantos años de evolución. La inteligencia también es un arma de doble filo, que conviene aprender a gestionarla bien. Para ello tienen que cambiar radicarme los métodos y programas educativos, así como los referentes que damos a nuestros niños/as y jóvenes como modelos de éxito y de comportamiento a seguir. El analfabetismo emocional es una gran pandemia de las sociedades modernas que, posiblemente, vamos a pagar muy caro.

P: Ustedes son padre e hijo y han escrito conjuntamente la obra. ¿No dicen los ebanistas que no hay peor cuña que la de la propia astilla? 

R: En nuestro caso este dicho no se cumple y, para cada uno de nosotros, ha sido una de las experiencias más bellas y apasionantes que hemos compartido.

P: Ambos han trabajado en proyectos sobre inteligencia emocional en las empresas. ¿De qué va eso? 

R: De entrenar tanto a directivos como a trabajadores que si logramos mejorar nuestra forma de ser, de pensar, sentir y actuar, las empresas y organizaciones afrontan mejor los continuos cambios y desafíos a los que se enfrentan y son más rentables, entendiendo también la salud y el bienestar de las personas que las configuran como uno de los ingredientes de la rentabilidad. 

P: Me gusta su tesis de que “los libros son para disfrutarlos, no sólo para leerlos”. ¿Han disfrutado escribiéndolo? 

R: Hemos tenido claro, durante todo el proceso de creación del libro, que en el momento que el escribir nos aburra, dejábamos de escribir. Para esto los dos teníamos claro el escribir un libro que nosotros mismos no dudaríamos en comprarlo , en releerlo, degustarlo, y saborearlo. Hemos implicado en él nuestro corazón.

P: En el prólogo, la escritora Begoña Ibarrola dice que su libro está hecho a la medida del lector, para que lo aproveche a su ritmo, sin prisas…

R: Es un libro no para leerlo una vez y dejarlo descansando en una estantería; es un libro para que cada lector o lectora, a su ritmo, lo vaya integrando en su vida y le ayude a cambiar aquellas cosas que no desea continuar llevando en su mochila; para pensar y sentir; para escribir y responder a las 210 preguntas que vamos haciendo a través del libro. Para valorar el significado que cada relato tiene para cada lector o lectora, personalizarlo. Una especie de plato a la carta.

P: Al final de cada relato incluyen una escala para puntuarlo y proponen tres preguntas sin respuesta. ¿Es el modo de facilitar al lector que pueda adaptarlo exclusivamente a su situación?

R: El objetivo estratégico del libro es contribuir a que cada lector o lectora convierta el libro en un proceso de crecimiento y desarrollo personal. No es un libro para leer: es un libro que va a hacer pensar y sentir muchas cosas con las que se identifica y que alguna de ellas va a ver claramente que lo alejan de lo que ella tanto desea. Hacer realidad sus sueños y llevar el estilo de vida que quiere y desea llevar. La pregunta es: ¿Por qué tantas personas, si pudieran, cambiarían muchas cosas que les ocurren en su vida? ¿Quién se lo impide? La respuesta está, en muchas ocasiones, en su subconsciente.

P: Por último, ¿Tendrá continuidad este libro? 

R: Sin duda alguna. En este momento tenemos terminados dos libros más. Un segundo libro que  pronto estará en el mercado, titulado: “Recupera tu autonomía y bienestar personal”, dirigido a  personas de entre 35 y 65 años, la edad donde se empieza a percibir el declive de la vida y todo se empieza a ver cuesta arriba, cada vez más. Un libro práctico y operativo que, estamos seguros, va a ayudar a muchas personas a afrontar la segunda etapa de la vida con coraje y pasión, y dejar de invertir su  tiempo de existencia en quejarse, lamentarse y pensar que ya es tarde para cualquier cosa que merece la pena.  Y el tercer libro se titula: “Desarrolla tu proyecto vital“, un libro orientado a personas de entre 30 y 45 años. La vida es nuestro mejor proyecto que no podemos dejar en manos de la buena o mala suerte, sino que conviene planificar, desarrollar, marcarnos metas y objetivos que nos permitan ser dignos de ser felices y dichosos y capaces de afrontar cualquier adversidad que se nos pueda presentar, que seguro que nos va a ocurrir en más de una y de dos ocasiones.

Comentarios

Deja tu comentario