Presentamos ahora la nueva edición en castellano de esta NUEVA BIBLIA DE JERUSALÉN. Se trata de la quinta edición, que ha terminado su revisión en el año 2018, en continuidad con las ediciones anteriores de 1967, 1975, 1998 y 2009. Se ha mantenido la tradicional fidelidad a los textos originales hebreo, arameo y griego, y la transmisión de las introducciones y notas de la versión francesa. Indicamos a continuación las novedades más importantes de esta quinta edición:

  • — Se han mantenido los mismos criterios que en las últimas ediciones y los valores fundamentales de sus traducciones de las lenguas originales: unidad interior de los distintos escritos bíblicos de la Antigua y Nueva Alianza, reflejo del ritmo del verso hebreo en la lírica, atención especial a los lugares paralelos, especialmente en los Evangelios Sinópticos, donde tanto debemos a nuestro fallecido amigo José Luis Malillos.
  • — Ha habido una continua revisión literaria de todos los libros del Antiguo y Nuevo Testamento por parte del actual coordinador general Víctor Morla: con acomodación al castellano de los clichés hebreos (algunos incomprensibles en su factura original) y la mejora en la armonización de textos. Siguiendo criterios literarios y siempre tratando de facilitar la lectura del texto bíblico, se ha procedido a pulir el estilo del castellano, un empeño que siempre ha caracterizado a la NUEVA BIBLIA DE JERUSALÉN.
  • — Se ha ampliado en un treinta por ciento aproximadamente el número de notas a pie de página, especialmente en los libros proféticos. Al propio tiempo, algunas han sido suprimidas por obsoletas. El resultado es un aumento de 130 páginas sobre la extensión de la 4ª edición.
  • — En esta nueva edición se ha prestado especial atención al libro del Eclesiástico, incorporando en notas las variantes de los distintos manuscritos hebreos y sus discrepancias con la versión griega.